La Reflexología: La curación a través de los pies

por Elsa González

Cada vez son más las personas que prefieren curaciones naturales en lugar de asistir con el médico tradicional. La Reflexología es una técnica milenaria que cumple con esa necesidad y ofrece alternativas que van más allá de tomarte una simple pastilla.

Debido a la cultura del bienestar integral,  cada vez es mayor el público que rescata tratamientos de antaño para aliviar sus males o enfermedades que incluso algunos médicos han tachado de “incurables” y que son “profesionalmente”  tratadas por expertos en la salud alternativa con resultados favorables.

Actualmente las tendencias orientales en la salud han tomado un lugar respetable por millones de personas, dejando a un lado al Occidente como los únicos capacitados para curar. Las técnicas alternativas, que en su mayoría son practicadas de forma holística (uniendo cuerpo y mente) se han posicionado en el gusto del público ya que además de ser naturales, suelen ser muy efectivas. La Reflexología no es la excepción.

La también llamada “Terapia de las zonas reflejas”, data desde hace miles de años de algunas civilizaciones como la china y la egipcia y es una técnica milenaria que involucra cuerpo, mente y espíritu en sus procesos curativos; se basa en el concepto holístico de observar al paciente en su totalidad, tomando en cuenta su sano equilibro físico y emocional.

“Las personas buscan un método alternativo, un método diferente, además tiene años de que existe. De hecho hasta la Organización Mundial de la Salud está consciente de sus beneficios y la acepta como parte de los métodos alternativos de la medicina” comentó el Dr. Omar Salazar Cantú, reflexólogo.

“Estoy fascinada con la Reflexología. Tenía un problema de tos muy fuerte, estuve tomando antibióticos y ni eso me lo pudo controlar. Fui con un reflexólogo como última opción y desde ahí me empecé a aliviar. Inclusive ahorita voy simplemente como relajación, aunque no tenga nada”, comentó Patricia Espinosa Campos, ama de casa y paciente de Reflexología.

El secreto de esta técnica se basa en el principio de que cada órgano está conectado con otras partes del cuerpo o “puntos reflejos” que al ser estimulados suelen tener una influencia positiva, al tener un mejor flujo sanguíneo y desbloqueos energéticos en los órganos estimulados.

“Normalmente el tratamiento se realiza en las partes o zonas reflejas en los pies, aunque en algunas ocasiones también se pueden realizar en las manos”, dijo Salazar Cantú.

Cada sesión o terapia varía de acuerdo al paciente, pero normalmente oscila de 45 a 60 minutos. El procedimiento a seguir varía de acuerdo al padecimiento, el reflexólogo hace un detallado análisis para ver las zonas a tratar y ofrecer soluciones concretas mediante el masaje.

“Lo que hacemos o deberíamos de hacer todos los reflexólogos es revisar todos los puntos que existen los pies y levantar un diagnóstico, un expediente, ahí es cuando iniciamos el proceso de la terapia”, dijo Salazar Cantú.

La Reflexología no viene a sobreponerse a la medicina tradicional, sino simple y sencillamente como una ayuda más para el paciente. En un principio se llegó a pensar que las técnicas alternativas sólo eran “minitas de oro” basadas en el chantaje, hoy se ha demostrado que realmente tienen resultados positivos en la mejora del padecimiento.

“La Reflexología es únicamente un complemento en el tratamiento del paciente. La idea no es que sustituya lo tradicional”, comentó el doctor Omar Salazar Cantú.
En cuanto al escepticismo de la gente aclaró que éste ha disminuido pero que la gente que todavía no cree se debe principalmente a que actualmente lo más usado es solucionar las enfermedades con fármacos.

“Lo que pasa es que la medicina tradicional es quien tiene el mango por el sartén, la medicina alopática es la base actualmente en nuestra civilización, es parte de nuestra cultura, aunque ancestralmente todos sabemos que en un principio era al revés, lo natural era lo más usado”, agregó.

Sin embargo, a pesar de la preferencia de la gente por lo tradicional, la medicina no se postula en contra de la Reflexología, sino la observa como una ayuda más para la mejora del paciente “La medicina no está peleada con la Reflexología ni con ninguna terapia, siempre y cuando éstas no quieran sustituir al 100% la labor de un fármaco que en muchos casos puede ser fundamental para un paciente”, comentó Jaime González Garza, médico familiar.

“En mi caso cuando un paciente me comenta la oportunidad que tiene de recibir esta terapia le aliento a que la tome, siempre y cuando no deje sus medicamentos a un lado” dijo. “Estoy de acuerdo en que el mundo está lleno de energía pero sinceramente no creo que sea el único medio para curar”, agregó González Garza.

La pregunta que muchos se hacen es ¿Pero realmente funciona? Desde hace muchos años investigadores se han dado a la tarea de resolver esta cuestión e inclusive hoy por hoy existen aparatos electrónicos que pueden medir el proceso de una persona al someterse a una terapia de Reflexología.

Para muchas personas afines a lo tradicional, la Reflexología resulta ser  pura sugestión mezclada con la manipulación emocional del terapeuta, sin embargo Ramón Radillo Chávez, psicólogo clínico y terapeuta Reiki, hace la aclaración de que este tipo de terapia funciona aunque uno ni se la crea.

“El uso de las manos “funciona a pesar de las personas” no necesita de tu fe o creencia para funcionar, pues es una energía que con ciertos aparatos inclusive puedes medir, así es que no necesita de tu creencia neurolinguística”, dijo Radillo Chávez.

Para Radillo Chávez, el terapeuta o reflexólogo inclusive no es necesariamente el principal actor en el proceso de curación, sino simplemente es un medio para lograrlo

“El terapeuta no es el cura, sólo detona el poder curativo que hay en cada ser humano. Desde luego que debe ser una persona congruente en su forma de vivir, “sana” de los vicios tanto materiales como mentales”, agregó.

Como muchas de las terapias alternativas, debido primordialmente a su auge, su precio no está accesible para todo público y varía de acuerdo a la demanda del servicio, al lugar, a la atención, a la preparación que ha tenido el reflexólogo pero sobre todo la aceptación que ha tenido el mercado frente a esta terapia.

“El costo por una sesión de 45 minutos suele variar desde los 200 hasta los 700 pesos, tanto el número de sesiones como el costo dependen de factores como el padecimiento, el lugar o simplemente los estándares que maneje cada terapeuta”, comentó Salazar Cantú.

Lo natural se ha convertido en más que una simple moda o tendencia. La Reflexología es una terapia que poco a poco va tomando un lugar importante en la medicina alternativa. Los resultados de la gente aliviada suelen ser el recurso más importante para su promoción y lo que lo mantiene vigente.

“De alguna u otra forma, la Reflexología es una técnica diferente a lo conocido, pero que nos regala el don más preciado del ser humano: la salud. Estoy segura que llegó para quedarse por muchos años más”, dijo Espinosa Campos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: