Un encuentro muy periodístico

por Desiree Valdez

Fue una mañana excitante al igual que un poco estresante, la organización de la Conferencia Magistral 2006 de la carrera de periodismo, no era fácil de lograr. Ese día que se esperaba largo y cansado, resultó ser interesante, soleado y a la vez sorprendente. Eran aproximadamente las once de la mañana del día viernes 3 de marzo, cuando sonó el teléfono móvil confirmando la llegada del licenciado Miguel Ángel Granados Chapa a la ciudad de Monterrey en punto de las catorce horas. Apresurando las actividades previas a su bienvenida en el Aeropuerto Internacional de la ciudad regia, se afinaban los detalles de la Conferencia que más tarde sería un éxito y un logro para los alumnos de periodismo, ya que el tan reconocido periodista estaría presente en el Auditorio Luís Elizondo a las 17 horas compartiendo experiencias, emociones y vivencias.

La vicepresidenta de la sociedad de alumnos de la carrera; Desiree Valdez, sería la afortunada en recibirlo y trasladarlo a su hotel para posteriormente conducirlo a la Conferencia, por lo que le resultaba un tanto inquietante la espera a su llegada. El simple hecho de saber que se encontraría con un personaje del ámbito periodístico que ha trascendido y creado controversia en el mismo y sobre todo pensar que quizá vendría con algún “escudo” ante la comunidad Tec por diversas razones que no se mencionarán, pero que pudiesen resultar obvias… de repente sus palabras y pensamientos se tornaron en blanco.
Cada vez se acercaba más la hora de iniciar la partida al Aeropuerto en su encuentro y aún no tenía una oración clara, simple, estructurada, pero sobre todo inteligente para recibirlo de manera cordial y amena. Por fin se llegó el momento, el traslado de veinte minutos a la Terminal regia le pareció eterna, en el camino, la imaginación la traicionaba y le pintaba panoramas drásticos y no agradables… su vida prácticamente, aunque por unos instantes, estaría en sus manos… ¡sí!… en sus manos sobre el volante, los pies sobre los pedales y su cabeza sobre la autopista. Sería totalmente su responsabilidad y lo único que se le venía a la mente ante su condición desagradable de traumatismo y nerviosismo, aunado a la preocupación de no parecer una niña cabeza hueca ante él, se convirtió en su calvario en esos largos minutos.

Estando ya en la sala de espera y observando a todas las personas que salían por la puerta de llegadas, su nivel de azúcar probablemente bajó, pues al momento de verlo y de percibir su sonrisa, ella sintió paz y su color de tez cambió de blanco a rosado. Y es que resultaba muy tranquilizante ver que sonreía…pues pensó que eso le facilitaría las cosas. Efectivamente, en cuanto lo saludó y le dio la bienvenida, sus palabras y su tuteo, simplemente la hicieron sentir en confianza “discúlpame, mi vuelo se retrasó, ¿crees que haya un cajero por aquí? es que quiero comer antes de la conferencia porque si no como algo, puedo decir puras incoherencias”. Entre carcajadas y comentarios de índole climatológico, social, profesional, entre otros, sin darse cuenta ya iban llegando al hotel en el que el licenciado se hospedaría. Al llegar al mismo, la idea inicial era que se registrara, se pusiera cómodo para entonces partir a su conferencia y a una entrevista con un reportero del periódico El Norte. Pero no fue así de rápido… ella se olvidaba que él necesitaba comer… en seguida, el periodista la invitó a pasar al lujoso restaurante del hotel para ingerir algunos alimentos, por lo que ella se sintió realmente honrada, pues estaba a punto de compartir mesa y alimentos con un gran señor.

Era obvio que su posición entonces era preciada, y pensó que cualquier alumno de periodismo desearía estar en su lugar, no sólo por el vino blanco, no por el buffet de mariscos, no por el pianista que tocaba en vivo, ni tampoco porque no pagaría ni un centavo por ello… sino por compartir minutos valiosos al lado de un periodista como Granados Chapa. Durante la comida, platicando y como buenos ciudadanos, el tema de la política no pudo faltar, y por su mente sólo pasaba la palabra error, pues en ese momento ella deseó, que ese tema no se hubiese tocado. Las elecciones se aproximaban en unos meses y él viniendo de la Ciudad de México, lo primero que Desiree le pudó preguntar fue que como estaban los ánimos por allá en relación a las mismas… la respuesta del periodista fue tajante “López Obrador lleva la delantera”, ¿la reacción de ella?… “pues era de esperarse, darle de comer todos los días a los periodistas le ha resultado muuuuy bien, le ha salido excelente su plan de hambruna jajaja…y eso que se supone que los periodistas son objetivos”. Minutos después se desataría un debate porque para su desgracia y su gran ignorancia, él era totalmente perredista, el ambiente de nuevo se tornó tenso y sin dar más detalles, el tema se perdió discretamente con una levantada de la mesa en búsqueda de alivio y más comida para ella.

Se dieron las 17 horas, llegaron al Auditorio, la Conferencia inició… con gran éxito terminó y lo más preciado del día para ella, fue escuchar del licenciado… “gracias, Desiree”… no fue el gracias, ni el alivio de saber que todo había salido bien… fue saber que después de varias horas, de una gran conferencia, de tratar con muchas personas y de atender a muchas otras… su nombre fue memorable para él…y eso lo convirtió en simplemente… un día como ningún otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: