Sábado de fiesta y tragedia

por Eduardo Basurto

Un sábado del mes de noviembre, Eduardo de 18 años, residente del Estado de México, deportista y estudiante de preparatoria. Creía que sería un día como cualquier otro, así es como pensaba el joven que sería ese día, con las actividades normales de, levantarse de la cama desayunar ver algo de tele, bañarse para ir a entrenar, regresar a su casa con su familia comer, convivir con sus primos, descansar y alistarse para más tarde irse a la convivencia del equipo de Foot ball americano, la cual consistía en ir a ver el juego de Soccer del Cruz Azul contra los Tigres de la UANL, en el estadio azul grana, casa del cruz azul, estadio que se ubica a un lado de la plaza de toros México, el juego empezaba a las 6:00 de la tarde.

Era de esos convivios como los que se organizaban cada mes en el equipo de los Perros Negros de Naucalpan, un mes era ir a la lucha libre, otro mes ir a un juego de soccer, el siguiente mes ir al baseball y así para que el equipo conviviera más y así formar buenos amigos fuera del campo, esa era la filosofía del Coach Mario Hernández, de la categoría juvenil AA.

Así es como pensaba Eduardo que sería su día, pero no contaba que al terminar el juego al cual habían asistido terminaría en una fiesta, para seguir el ambiente de felicidad, ya que uno de los compañeros de equipo dijo “Cuando termine el partido, yo pongo mi casa para ir a cenar hot dogs” y todos contentos aceptaron.

Es en la casa de su amigo donde acabaría el día mal y empezaría el sufrimiento que lo marcaría de por vida. Un accidente con fuego que le dejaba quemaduras de segundo grado superficial en el 40 por ciento de su cuerpo.

Eduardo dice que fue el destino el que dejó que le pasara ese accidente. Puesto que antes de salir de su casa para irse al juego, tuvo una charla telefónica con su ex novia de la escuela en la cuál se ponían de acuerdo para verse en la noche para platicar y ver su situación de ver si había posibilidades de regresar, pero tanto ella como Eduardo tenían cosas qué hacer y llegaron al acuerdo de hablarse en la noche para ver si los dos se encontraban disponibles.

Ese día en la noche justamente 30 minutos antes del accidente Eduardo la llamó a su casa y no la encontró, le habló a su celular y le dijo que no podría por que estaba en casa de sus tíos y que llegaría tarde a su casa.
Dice Eduardo que de haber podido verse con su ex novia talvez no le hubiera pasado el accidente.

Otro detalle del destino fue el momento en que Eduardo ya se quería ir de la fiesta por andar cansado, pero sus amigos le dijeron que se quedara a dormir, que se la estaban pasando muy bien y que se quedarían muchos, ya que la casa era grande había lugar para todos. Eduardo hablo a su casa y pidió permiso para quedarse a dormir, después de tanto insistir a sus papás, ellos terminaron por dejarlo.
Eduardo dice que si no lo hubieran convencido sus amigos de quedarse no le habría pasado nada, y otra, que si él no hubiera insistido tanto a sus papás él se habría regresado a su casa y tampoco le hubiera pasado nada.
Pero como todos sabemos “el hubiera no existe y por algo pasan las cosas”. Dijo Eduardo.

La cita para el paseo de integración del equipo era en el campo de entrenamiento de los Perros Negros, a las 3 de la tarde, para salir rumbo a Ciudad Deportiva a las 3:30 de la tarde y llegar una hora antes al estadio, previendo que encontrarían tráfico, ya que el campo de football americano está en la parte Norte de la Ciudad de México y el estadio del Cruz Azul se encuentra al Sur de la Ciudad y más a la hora en que partieron al estadio.

En varios carros se subieron todos para irse al juego de Soccer y poderse ir en caravana. Al llegar al estadio estacionaron los carros y se dirigieron a las taquillas a comprar las entradas, por ser un partido de temporada regular no se llenaría el estadio y habría muchos boletos disponibles.

Las entradas eran de las más económicas ya que el estadio no es muy grande y de todos lados se ve muy bien, es por eso que acordaron todos comprar de esa zona. Mientras se acercaba el tiempo para iniciar el juego, todos daban vueltas por las afueras del estadio comprando banderas, trompetas y uno que otro subvenir.

Faltando 20 minutos para comenzar el partido todos entraron a las tribunas del estadio azul y empezaron a gritar a los dos equipos, unos en forma de apoyo y otros abucheando ya que para muchos de los compañeros del equipo de los Perros Negros no tenían un equipo favorito o simplemente no jugaba su equipo favorito.

El clima era muy caluroso, un sol molesto pero seco. Llegó el momento en el que todos se quitaron las playeras por el calor y porque era como parte de la rebeldía en las porras, según así lo creían ellos, pero casualmente uno de los compañeros de equipo traía un bloqueador solar el mismo que muchos usaron para ponerse en la cara, cuerpo y manos, uno de los tantos que se puso bloqueador solar en el cuerpo fue Eduardo.

Así fue como se la pasaron todo el partido gritando y divirtiéndose en el juego del Cruz Azul en contra de Los Tigres de la UANL.

Al terminar el juego todos se pusieron las playeras de nuevo ya que el sol había bajado un poco y aparte de que ya era hora de regresar.
Cuando un compañero dijo emocionado por el juego y por que se la estaban pasando bien gritó al equipo “Yo pongo mi casa para ir a cenar” y todos eufóricos y emocionados aceptaron.

Se organizó una cooperación para comprar comida y bebidas tanto cervezas como refrescos, mientras un grupo de chavos iba a comprar todo, los demás se dirigieron a la casa donde sería la reunión.

Eran aproximadamente las 10 de la noche cuando se empezó a preparar el asador donde pondrían las salchichas y los panes a calentar para hacer Hot dogs.

Un grupo de amigos fueron los que calentaron las salchichas y los panes para todos.
Mientras unos comían, otros platicaban y escuchaban música, otros más solo bailaban y tomaban.

Ya empezaba a enfriar la noche y casi nadie llevaba sudadera ni chamarra, ya que para el juego no era necesario llevar, y para la fiesta, como no se tenía contemplada, nadie iba preparado para el frío, como se acostumbra en la ciudad de México, en donde siempre hace frió en las noches.

Por ahí de las 12 de la noche el frío y el viento empezó a ser más fuerte, unos cuantos se arrinconaban a un lado del asador, que todavía tenía un toque de carbón encendido y calentaba a los alrededores del asador.
Mientras tanto unos platicaban a un lado, con el viento caliente que sacaba el asador. A un chavo se le ocurrió agarrar el alcohol y aventarle una pequeña tapa al carbón para que prendiera más, eso lo hicieron unas 4 veces durante el tiempo que estuvieron ahí, cuando de repente otro compañero agarró la botella de alcohol y sin medir las consecuencias aventó un chorro de alcohol al carbón y esto ocasionó el flamazo que dio hacia el lado donde el viento soplaba, lugar donde se encontraba Eduardo.

El flamazo le dio directo a él en su cuerpo, de inmediato se le prendió la playera y rápidamente Eduardo se lanzó al suelo para rodarse y apagarse, un compañero reaccionó y le arrancó la playera.

Todos asombrados por el accidente no sabían que hacer. Eduardo había durado aproximadamente unos 20 segundos con la playera prendida. El fuego le alcanzó la cara, las manos y el pecho. Iban a hablarle a una ambulancia pero Eduardo se podía parar y caminar y los señores de la casa, papás del joven de la fiesta lo llevaron al hospital ya que consideraron que sería lo más rápido.

Al llegar al hospital del seguro social por ser el más cercano, empezó lo difícil, ya que se tardaron casi poco más de 20 minutos en recibirlo. Hasta que llegó un doctor lo empezó a atender limpiándole las zonas afectadas del cuerpo.
Mientras atendían a Eduardo un compañero de él fue quién habló a la casa de Eduardo para avisar a sus padres de lo ocurrido esa noche.

El doctor informó a los padres de Eduardo que tenía quemaduras de segundo grado superficial en un 40 por ciento del cuerpo, y que probablemente duraría internado cuatro semanas, y que algo que le ayudó a que no le penetrara más el fuego fue el bloqueador solar que traía en la piel, que fue lo que protegió un poco la capa de la piel, y que de no haber tenido esa crema de bloqueador la quemadura hubiera sido más profunda.

Anestesiado permaneció para aguantar el dolor de la quemada de segundo grado, durante las dos semanas y media que permaneció internado, sorprendió a los doctores que pensaron que duraría más de tres semanas.
Ya que para poder darlo de alta tendría que cicatrizar su piel y ver que no se le infectara, ya que prácticamente la tenía al rojo vivo.

Para los papás de Eduardo era algo sorprendente ver a su hijo así, pero ellos lo apoyaron y le dieron los cuidados necesarios para su recuperación.

Los cuidados fueron estrictos por parte del médico, las indicaciones para eduardo una vez que salió del hospital era el usar cremas y jabón especial para su piel así como no salir al sol en 2 meses y taparse muy bien para que no le entraran rayos de sol a la piel para que no se manchara.

Este mes cumple Eduardo cuatro años de su accidente y el quiere hacer conciencia a todas las personas de los riesgos que hay al estar cerca del fuego y tener la prevención necesaria para evitar estos tipos de accidentes, ya que según las cifras del seguro social, recibe más pacientes por algún tipo de quemadura en el mes de diciembre por las fiestas navideñas, ya que es cuando los niños juegan con cohetes y juegos pirotécnicos.

Es por eso que por medio de ésta crónica Eduardo aporta su experiencia y de cómo fue ese momento inesperado de su vida.
Afirma que hay que tener precaución cuando hay fuego de por medio y que nadie está exento de estos tipos de accidentes.

“no le tengo miedo al fuego solo le tengo más respeto.” Eduardo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: