Empoderamiento femenino

por Selene Vergara

La mujer actualmente es independiente, profesional, inteligente y versátil. Pero, qué pasa cuando este carácter brillante se contrasta con una mujer emocionalmente dependiente y sumisa.

Existen casos en los que mujeres maduras y casadas entran en un gran conflicto al enfrentar problemas con sus parejas. Ocurre una ruptura interna más allá de ser amorosa, pues toda la construcción como persona ha estado recayendo en el hombre con quien se han casado. No deja de sorprender que, siendo mujeres autosuficientes económicamente, con preparación académica y hasta con el plus de poseer belleza son desdichadas e incapaces de continuar sus vidas sin una pareja.

Por ejemplo, el caso de la señora M muestra cómo siendo  una mujer capaz, inteligente y bella, proyecta erróneamente en su esposo la identidad que sólo debiera pertenecerle a ella. No se considera capaz de realizar actividades que sobrepasen el rol que implica el cuidado de la casa y los hijos. Su esposo es a quien le corresponde trabajar, ser inteligente y salir de casa, incluso, los celos y desconfianza infundada de él hacia ella, hacen que la deje bajo llave cada vez que él va a trabajar y, como el que manda es el esposo, la señora M acepta dicha situación como normal, sin darse cuenta que ese es un tipo de maltrato pues la priva de su libertad. Antes de casarse, la señora M trabajaba, pero sólo mientras encontraba esposo, asumiendo con ello, que su única finalidad como mujer es la de casarse y tener hijos.

Pero los hijos crecen y continúan solos y, como en ciertos casos, también el esposo llega  dejar el hogar y por ende a su esposa. Cuando la señora M descubre que su esposo, tras 25 años de casados, mantiene una relación extramarital desde un tiempo atrás, su vida se viene abajo. Su autoestima, valor y función como mujer se ven destruidos totalmente, la depresión es inminente y el sufrimiento insoportable. Después de toda una vida dedicada a él, ahora qué le queda.

Esta manera de experimentar la ruptura con la pareja ocurre por distintas razones: baja autoestima, concepto pobre de sí mismo e identificación con sujetos sometidos. Cuando una mujer necesita la aprobación de su pareja para sentirse valiosa, además de buscar en él protección paternal más que a un compañero, sin duda está arriesgando su bienestar emocional. La falta de  amor propio que nazca y se dirija hacia sí misma, es una de las variables que determinan con mayor peso la dependencia con la pareja. También, al tener una idea devaluada de lo que significa ser mujer, provoca que la única fuente de valoración sea la pareja. De ahí que al desprenderse de estas fuentes, como en este caso sería el esposo,  la señora M sintiera que ya no tiene razones para vivir y, por lo tanto, la caída en una profunda depresión resulta inevitable.

Esta manera dramáticamente negativa de reaccionar ante el rechazo de la pareja,  se debe a diferentes razones. Por una parte, el entorno en que se desarrolla  el carácter de la mujer muchas veces está impregnado de ideas discriminantes hacia ella, es decir, la misma formación familiar llega a tener figuras sometidas que con el ejemplo crean un patrón de comportamiento sumiso. Si una mujer durante toda su vida se ha identificado con una madre sumisa, es muy probable que también ella sea así pues esta actitud se adopta como algo normal. De ahí la explicación de  por qué tantas mujeres soportan durante años maltratos de distintas índoles: su deber es obedecer y servir a su esposo e hijos.

El caso de la señora M podría considerarse extremo, pero a pesar de la gravedad de la situación,  tiene solución: el empoderamiento.

El empoderamiento surge de estudios feministas que más allá de condenar al hombre, intenta reubicar el concepto y rol de la mujer. Por ello, éste se define como el ejercicio de conductas autónomas que implican el uso del poder, para el propio crecimiento y desarrollo, sin detrimento alguno para los demás. No se trata de subyugar al hombre sino de reestructurar las ideas con respecto a la mujer.

Lo que ayudó a la señora M a superar su situación, fue la creación de un nuevo concepto positivo sobre ella misma y, esto, mediante el enfoque y trabajo constante en diferentes aspectos. Por ejemplo,  el deseo de crear y hacer  cosas nuevas pues, al vivir sometida, se generó un  deseo por algo más y su búsqueda fue precisamente el motor de arranque para salir de su situación.  También, la detección de figuras libres para identificarse y dejar atrás los ejemplos de sumisión fue un factor importante, pero sobretodo,  subir su autoestima hizo que el empoderamiento fuera factible.

La señora M, a través del trabajo y el estudio logró una auto-reestructuración de su concepto personal,  pues al ejercer y obtener logros laborales y académicos, se afirmó su cuestionada capacidad intelectual, experimentando con ello,  la sensación de autosuficiencia y autonomía emocional. Sin embargo, no se trata de un proceso fácil, muchas veces es necesaria la ayuda terapéutica para guiar efectivamente a la mujer hacia el empoderamiento. Lo ideal sería que el empoderamiento se diera siendo joven, precisamente para evitar este tipo de situaciones porque el sometimiento y el maltrato se dá incluso desde el noviazgo, presentando con esto, de nuevo la incongruencia de una mujer inteligente y brillante en su profesión, pero sobajada y sumisa en su relación de pareja.

Es importante entender que el empoderamiento femenino no conlleva el rechazo o menosprecio hacia el hombre, al contrario, si tanto el hombre como la mujer son personas empoderadas, autónomas emocionalmente, entonces no surge la necesidad de que  uno someta y el otro sea sometido. Lo que ocurre es el desarrollo de una relación constructiva, en la que hombre y mujer son compañeros, complementos, apoyo e inspiración.

6 respuestas a Empoderamiento femenino

  1. mariama dice:

    hola roomie!
    como estas?
    Primero Feliz cumple!…..bouuuuh ya sé
    segundo, me gusto mucho tu articulo, y a mi no se ma hace extremo este ejemplo, es todo lo que hay de mas banal y que suele pasar y esta bien, y claro que tienes que resumir los hechos y ir al plunto directamente pero es un artiulo, y es su funcion: ir al essencial.
    Pues ojala te van a dar muchas criticas buenas y malas para que vayas en adelante, y que tus otros reportaje sean cada vez mas mejor si sigues.
    Pues, un beso
    y hasta pronto!

  2. Ariana Olivia Robles García dice:

    ¡Huy! esto me parece increíblemente familiar, estoy rodeada de este tipo de mujeres ¡En mi propia familia! y no quiero decir “yo” por que ya superé esa etapa, (!a Dios, gracias!) y eso que tengo 24 años y nunca he estado casada, (¡a Dios, gracias!); seguramente hay un montón de mujeres que se leen esto dicen “A mi no me pasa”, (¡jajaja!).
    Qué bueno que se escriben este tipo de reportajes, pues en México la gran mayoría de las mujeres son así y pues ¡huy! ¡qué feo!.
    ¡Saludos Sel!

  3. Jonathan dice:

    Es un ejemplo muy explotado desde la crítica y la sociedad, sin embargo, la continuidad de este fenómeno hace que se tomen encuenta aspectos como el empoderamiento. No creo que sea muy orignal el trabajo, sí algo miportante como un condensado para hacer accesible a muchos lectores que tienen miedoa libros gruesos.

    Sería interesante que investigaras sobre el empoderamiento masculino. Aunque tengamos una sociedad machista en México, el aspecto de género ya no sea quedado solamente en los genitales; va más allá del ser: ve los ejemplos de las mujeres masculinizadas (no marimachas, sino que tienen un poder similar del macho sobre el hombre)…es decir, en la relaciones hay una constante más grande que es el agente pasivo y el activo. Yo digo que sería interesante que investigaras esto porque el feminismo fue bien chingón, pero com Max Weber dejaría claro con la tecnología, y pasa igual en las liberaciones, no hay responsabilidad de lso neuvos individuos para l conocimiento obtenido: la nuevas féminas deben responsabiizarse de lo heredaro, otra deben descubrir su libertad; y los hombres como éste deben ponerse a leer en lugar de hacer un comentario inútil😛

    cuidate mucho

    que te vaya bien en Baja, donde no está este frío y esta lluvia que no me deja salir

    Saludos🙂

  4. selfish dice:

    Hombre tenias que ser johnny jaja no te creas🙂
    Mira, lo ideal sería que el empoderamiento se diera tanto en la mujer como en el hombre, no hablo mucho sobre eso pero sí lo menciono, coincido contigo sobre la importancia de ese punto. Y sobre la originalidad, pues tienes toda la razón, no es un tema original ni son nuevas líneas de investigación, para nada.. pero precisamente , tantos años, generaciones, siglos y demás con este tipo de problemas de actitud que recae en la mujer y que ella misma adopta es lo que no deja de alarmar pues, hablar sobre el maltrato fisico, psicológico y emocional, lejos de ser una cantaleta, reitera la gravedad y la necesidad de solucionar este tipo de situaciones…

    Checaré a Weber…

    que tengas lindas y frías vacaciones..

    Sale saludos 😉

  5. ceLezte dice:

    woow!

    Siempre ese tema no?? ^^

    Bye!
    Disfruta tus vacaciones conmigo !! ^^

  6. Helen CR dice:

    Me pegaste en la jupa, como dirián aqui, que bueno es este concepto. gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: