Las relaciones sexuales prematrimoniales, una realidad en los jóvenes

por Ricardo Vargas

La sexualidad en los seres humanos es un aspecto natural y poco a poco la sociedad ha aceptado hablar del tema. En la última década se han roto algunos esquemas sociales sobre la vida sexual de las personas y de cierto modo puede verse una especie de liberación sexual que se hace evidente a través de la aceptación del homosexualismo, la difusión sin límites de pornografía y la apertura de los medios de comunicación a hablar sobre el tema. Estas situaciones han influido en nuestra sociedad y un caso particular son las relaciones sexuales prematrimoniales, que en la actualidad son parte de la vida diaria de muchos niños, adolescentes y jóvenes.

El hecho de que en México hablar de sexo aún sea tomado como un tabú o algo prohibido, al menos para las pasadas generaciones despierta el interés por saber que es lo que ocurre hoy, particularmente entre los estudiantes del Tecnológico de Monterrey campus Monterrey. ¿Qué actitud tienen los jóvenes universitarios ante este fenómeno?, ¿lo aprueban o no?, ¿cuáles son sus fuentes de información? y muchas otras preguntas tratarán de ser aclaradas a lo largo de este reportaje. No hay que olvidar que los estudiantes del Campus Monterrey son parte de un estrato social ubicado entre la media alta y alta, por lo que se puede suponer que este grupo de jóvenes tienen mayor facilidad de acceso a la información ya que pertenecen a un grupo social bastante privilegiado. Conocer las razones que motivan a los jóvenes del Tec de Monterrey a tener o no relaciones sexuales antes del matrimonio, la influencia de las amistades y familiares para tomar tal decisión y la manera en que influye el entorno, el medio social, cultural y ético y moral en los estudiantes es de vital importancia, ya que ellos algún día serán líderes de empresas, organizaciones, asociaciones etc., y por tanto líderes de opinión.

Es necesario comenzar por definir ¿qué es una relación sexual prematrimonial? De acuerdo con los autores de la página  de Internet Sólo para jóvenes se entiende por relación  sexual prematrimonial a las relaciones sexuales que se tienen entre un hombre y una mujer –novia, amiga, conocida, o prostituta- por supuesto, sin intención de contraer matrimonio y, mucho menos, de tener hijos.

Aunque todo pareciera indicar que los valores transmitidos por la Iglesia Católica harían que la gran mayoría de los jóvenes mexicanos comenzaran su vida sexual después del matrimonio, ya que México es un país católico por excelencia (más del 90% de la población); la Organización Mundial de la Salud, informa que en México, “la primera relación sexual se está teniendo a una edad promedio de 13 años en caso del hombre y en las mujeres alrededor de los 16 años”. Además de acuerdo con Gabriela Rodríguez, autora de Jóvenes sexualidad y sida: los retos de la transición democrática, el promedio de la edad de matrimonio en las mujeres es de 22 años y en los varones de 24.2. Por lo tanto hay un lapso de tiempo promedio de 7 años donde los jóvenes tienen relaciones sexuales antes de estar casados y por supuesto, la madurez de la persona no es la misma al principio de la adolescencia que al final de su juventud.

Una vez que han madurado, los jóvenes abren los ojos a una realidad que probablemente no querían haber experimentado, es decir, no todos los que se iniciaron su actividad sexual a corta edad están satisfechos de haberlo hecho. La revista Seventeen realizó una entrevista a estudiantes en Estados Unidos sobre relaciones sexuales y los resultados revelaron que el 71% de los adolescentes que han tenido relaciones sexuales quisieran haber esperado. El número de arrepentidos es muy elevado lo cuál hace pensar en la falta de preparación de los jóvenes en temas de educación sexual. En lo que se refiere a los jóvenes del Campus Monterrey, los entrevistados aseguran que desearían haber esperado para tener su iniciación sexual, no dijeron estar arrepentidos, pero si se consideraron en su mayoría poco maduros. “Era demasiada la curiosidad, y la curiosidad mató al gato…no hubo embarazo, pero ninguno de los dos después de haber tenido relaciones quisimos experimentarlo de nuevo, aún no era nuestro momento, y eso afectó nuestra relación” dijo un alumno. Esto parece decir que los jóvenes no estaban bien informados sobre lo que estaban haciendo.

Un estudio del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara, reveló que las fuentes de la primera información que recibieron sobre sexualidad fueron diferentes entre hombre y mujeres. Entre las mujeres se encontró que los padres fueron la primera fuente de información, seguida por los maestros y luego los amigos; mientras que en los hombres los amigos fueron los primeros, luego los padres, en tercer lugar los maestros. Puede suponerse que los varones al recibir información por parte de sus amigos sea más pro relaciones sexuales, contraria a la información que un padre le daría a su hija tratando de persuadirla a evitarlas o tratar de que las tenga cuando ella esté madura o en el mejor de los casos casada.

Pero no sólo es de dónde viene la información sino qué tan confiable es, y desgraciadamente los resultados de este mismo estudio revelan que el 77% de los jóvenes consideran que la información fue insuficiente, y el 41% que fue inadecuada. Al respecto, un sacerdote de una parroquia universitaria dijo: “Es tiempo de que los padres hablan con sus hijos sobre las relaciones sexuales es muy poco, los medios de comunicación en general les proveen información poco adecuada, sesgada e insuficiente. Hay muchas cosas que los padres tienen que decirle a sus hijos, hoy en día ya no sólo se trata de una cuestión moral, las enfermedades son un grave riesgo, los embarazos no deseados que más tarde generan matrimonios obligados que la mayoría de las veces terminan en  divorcios que se hacen cada día más comunes. Si los medios de comunicación han decidido hablar abiertamente, es momento de que padres y maestros también lo hagan, ya que nuestra sociedad se comienza a construir en las familias”.

Los alumnos del Tec que cuentan con un amplio acceso a la información, se les preguntó que de dónde obtenían u obtuvieron la información antes de tener su primera relación sexual, a ello contestaron en general: “mis amigos, y mis primos un poco mayores que ya habían pasado por eso”. Otros dijeron: “la televisión, y bueno, las revistas”. Éstas no sólo de tipo pornográfico, sino incluso algunas como Men’s Health entre los hombres, y 15-20 o Vanidades entre las mujeres. Además aseguraron que con quien menos hablaban del tema eran con sus propios padres, pues consideraban que ellos no querían hablar del tema o se sentían incómodos. “Con mis padres nunca, si les preguntara creerían que ya las había tenido o que las querría tener, y ellos jamás entenderían que sólo tenía curiosidad por eso no se los pregunto” expreso una alumna.

Pero y ¿porqué tienen los jóvenes relaciones sexuales? Entre los hombres mexicanos tener relaciones sexuales se ha considerado un símbolo de prestigio, ya que es una sociedad en su mayoría machista; sin embargo, esto no pasa con las mujeres pues la mayoría de las veces ellas quedan mancilladas, y pierden su prestigio, en pocas palabras, una mujer que ya ha tenido relaciones sexuales con varios hombres es considerada una prostituta. Es importante destacar que el grupo de amigos es un factor importante, una de las entrevistadas afirmaba que ella había tenido que salir de un grupo porque no quería tener relaciones, y el resto del grupo la criticaba diciéndole que le construirían un altar a la virgencita.

Además del grupo como factor decisivo para tener o no relaciones sexuales, se tiene que hablar también de factores de tipo anatómico y fisiológico. Según Forcano, autor del libro Nueva ética sexual, publicado por la editorial Trotta en Madrid, España, los seres humanos  al entrar en la adolescencia comienzan a sentir una fuerza de la libido, que se alimenta de la producción hormonal de las glándulas sexuales y de la estimulación que sobre ella ejerce la hipófisis y la corteza suprarrenal. Estas hormonas pasan a la circulación sanguínea y actúan sobre el sistema nervioso erotizándolo. Esto quiere decir, que terminando la pubertad, los jóvenes ya están preparados, sólo físicamente, y no necesariamente acompañados de madurez psicológica para tener relaciones sexuales, pero hay que ver entonces qué es lo que los motiva.

Los jóvenes Tec, dijeron desear tener relaciones sexuales por diversos motivos: el amor y el placer sin duda fueron importantes pero salieron a la luz algunas ideas como la experiencia. “hay que aprender, y la práctica hace al maestro, hay que llegar al matrimonio ya enseñados” dijo un joven. Se habló incluso de satisfacción sexual de la pareja, también una de las alumnas dijo que se respondía a una necesidad biológica: “cuando tenemos hambre comemos, cuando tenemos sed bebemos, cuando tenemos necesidades sexuales entonces debemos tener sexo,  hay que satisfacer esa necesidad”.  Pero este escenario no es el único, también se presentó la idea contraria, ¿por qué no tener relaciones sexuales? Resulta interesante que la primera razón o la más común es el no contar con preservativo, lo cuál quiere decir que si lo tuvieran a la mano las habrían tenido.

Además hay otro tipo de percepción: “no tengo relaciones sexuales antes de casarme porque es algo que quiero reservar para mi pareja para el matrimonio” o basan su postura ante una visión religiosa, “mi religión no lo aprueba y mis padres tampoco, si tengo relaciones sexuales antes de casarme siento que  le he faltado el respeto a mi propio cuerpo y a mi familia” fueron algunos de los comentarios de los alumnos. Así pues, es visible que la religión es un factor que detiene a los jóvenes a tener relaciones sexuales, pero no es muy poderoso, pues algunos consideran que ya es un poco anticuado. La desaprobación por parte de los padres y el temor a un posible embarazo o a contraer una enfermedad venérea, aún y con el uso del preservativo consideran tanto hombres como mujeres como las razones principales para abstenerse.

Sin duda este trabajo puede resultarles alarmante a los lectores de las generaciones más grandes pues es seguro que ven un panorama completamente distinto al que les tocó vivir y al entorno en el que se movían. Sin embargo, es evidente que la sociedad ha ido evolucionando, que los paradigmas van cambiando y que el mundo avanza rápidamente. En definitiva en pocos años ha habido un gran cambio en los temas referentes a la sexualidad, y eso ha impactado a nuestra sociedad. Los padres tienen una gran responsabilidad ahora, y tienen que tratar con sus hijos lo que antes se mantenía en silencio. Si los medios de comunicación se expresan de la sexualidad abiertamente, es muy importante entonces que los padres y maestros abiertamente instruyan a sus hijos, los aconsejen y les provean de información y los orienten, pues de esa comunicación dependerá el futuro de nuestros jóvenes.

Una respuesta a Las relaciones sexuales prematrimoniales, una realidad en los jóvenes

  1. ctm mentirosos vivaa el sexoooooª!!!!!!!!!!!! sin condon !!! vivan lasn putassss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: