Tiras como niña

por Ricardo Iriarte Pablos

Quién no ha oído que un niño, un adolescente o inclusive algunos adultos, griten: “¡Tiras como niña!” “¡Corres como mujercita!” “¡Le das al balón como vieja!”.
Desde la llegada de los derechos humanos, vinieron con ellos una infinidad de leyes y estatutos que surgieron conforme a la visión de aquellos tiempos, trayendo consigo temas circunstanciales para el avance en el desarrollo de una cultura global; temas como la igualdad de razas, libertad de creencias y valores e infinidad de derechos entre ellos la igualdad de sexos. Así como lo hacen la educación, el trabajo, la religión y la familia, la institución cultural del deporte tiene el poder de afectar el estatus de la mujer en una sociedad y no necesariamente de una manera positiva.

La participación de la mujer en las diferentes disciplinas deportivas se ha vuelto inminente, alcanzando casi un 40/60 por ciento mujeres/hombres respectivamente.

Las mujeres de los 42 países miembros de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) han participado activamente en el deporte. En los juegos Olímpicos de Sydney todos los países de la ODEPA mandaron mujeres a participar a excepción de uno y otra cifra importante es de que el 39.7 % de los participantes en los pasados Juegos Panamericanos fueron mujeres.
Nuevamente con estas cifras se renueva la idea de que el hombre es el que continúa dominando esta área.

Con base en investigaciones hechas en medios electrónicos y entrevistas se parte de la idea que los grupos hegemónicos dentro de las sociedades y su influencia conforme al sexismo vivido, no han dejado desenvolver del todo a la mujer. En los deportes esto se ve más claramente ya que desde pequeños, en general, se educa a los niños a establecer diferencias sexuales y de comportamiento entre ellos. Esto se ejemplifica por medio de uso de colores como el rosa y azul, la diferenciación entre los juegos como barbies y carritos, y otras distinciones claras marcan las divisiones en las acciones que realizan hombres y mujeres para su identificación a lo largo de su vida.
En la actualidad en ocasiones es mal visto y malinterpretado el hecho de que las mujeres entren y se desarrollen en disciplinas deportivas que en un principio fueron implementadas por hombres y se consideran poco femeninos. El trasfondo de esto yace en la implementación de la trillada frase: “El sexo femenino es el sexo débil”.

¿Ha notado que algunas veces se proponen puntos de vista que hacen menos las capacidades de la mujer y que solo atacan su realización como deportista? Es cierto, con base en la observación, se encuentra que dentro de la sociedad mexicana existen los típicos comentarios de que si una mujer levanta pesas es lesbiana, o si una mujer tiene mucho músculo “parece hombre” o que si una mujer es más veloz que un hombre es porque toma alguna droga, o si alguna mujer le gusta el fútbol es “machorra”. Ahora bien, el proceso de codificación viene cuando se nos plantea la idea de que “ese deporte es para niños”, y el proceso de decodificación se da cuando cada quien decide si tomar dicho discurso o ignorarlo y ejercer el deporte que le plazca. También podemos notar que las instituciones actuales están promoviendo el deporte como una aptitud que es parte de una vida plena. Las escuelas son las principales promovedoras del deporte, así como de la forma en que se tratan los niños y las niñas entre ellos hoy en día.

Ahora, si se reflexiona en cómo a veces la sociedad y la ideología hegemónica implementan la manera de ver las cosas y de cómo manipula esta perspectiva al referirse al deporte femenil, se encuentra que el cuerpo masculino esta diseñado para hacer el trabajo duro. Colette Dowling en su libro The frailty myth:Women approaching physical equality (El mito de la frialdad: La mujer acercándose a la igualdad física.), nos dice: “El cuerpo masculino en nuestra sociedad moderna significa ‘mejor que’, ‘más fuerte que’ y ‘más que’. Esta superioridad parece ser inevitable debido a las diferencias naturales y genéticas en tamaño, de fuerza y poder físico que el hombre posee.”

Esto no justifica que la mujer no pueda realizar actividades físicamente demandantes pues según Dowling, un hombre promedio es solamente de 10 a 15 por ciento más grande que una mujer promedio.

Dentro de todas estas afirmaciones debemos destacar dos movimientos que aún surgidos en el género femenino son totalmente opuestos, se trata de la feminidad y el feminismo.

Según Sandra Bartky quien es autora de numerosos libros que tratan dichos temas, la ideología de la feminidad, busca convencer a la sociedad y a las mujeres mismas de que son débiles; la ideología realmente las convierte en débiles o al menos las hace pensar que son más débiles de lo que realmente son. Este ideal femenino busca exponer la belleza, lo pequeño, se forjan la idea de una figura esbelta haciendo que se lleguen a autodisciplinar en dietas, ejercicios ligeros, uso de cosméticos, etcétera, precisamente la existencia de estos cuerpos femeninos hace que la ideología de la feminidad subsista. El trasfondo de esta ideología radica en la educación que se les da a las niñas desde la educación familiar y escolar, donde se les enseña a no lastimarse, a no ensuciarse, a no rasgar su ropa, etcétera, y por el contrario se les enseña a cómo deben sentarse, cómo caminar y cómo moverse de tal manera que sean más femeninas.

Una vertiente que sale de la corriente femenina es que los deportes que a los que más se les beneficia resaltan la belleza y el tono femenino, algunos ejemplos son patinaje artístico, gimnasia olímpica, nado sincronizado, danza o de porrismo.
Por otro lado se tiene al feminismo como la contracorriente a lo que establece la feminidad, esta forma de pensamiento establece que la opresión de la mujer se debe en su mayoría a la biología del hombre y su trato hacia la mujer. Pues bien aún cuando esto sea en parte verdad que el hombre tiene cierto poder adquirido desde la mezcla nuestras dos culturas (española y prehispánica) generando consigo una criolla corriente cultural de lo que hoy es el machismo, la mujer también ha sido participe de inculcarlo y llevando consigo su propia cárcel discriminatoria.

En entrevista con Ana Patricia Aguilar, integrante del representativo de básquetbol femenil del Tecnológico de Monterrey campus Monterrey, dice que ha sido parte de un programa deportivo muy completo. “He estado en el representativo desde que comencé mi carrera, este año me gradúo y no me veo fuera de él. Ha sido muchas cosas parte de mí, primero con mi beca universitaria, segundo con toda la gente que he conocido de todo del país, tercero representar al Tec y por supuesto mantenerme en forma.”, comentó la estudiante de la Licenciatura en comercio internacional.
Es un hecho que económicamente hablando, la mujer tiene un salario mucho menor en lo que deportivamente respecta, pues la paga es mucho mayor en cantidad y en número a los jugadores profesionales masculinos. Otro ejemplo son las becas que se dan en las universidades de Estados Unidos y ya ni se diga de México. Los hombres acaparan más de tres tercios de las becas deportivas ofrecidas por las instituciones públicas y privadas.

“El deporte es una manera de relajación, de motivación, de mantenerte en forma y de sociabilidad, por lo mismo que se tiene que practicar sin importar si eres hombre o mujer.”, comentó Tara Nicole Murray, estudiante de intercambio proveniente de Waco, Texas.

No ha sido fácil la aceptación de la llegada de las mujeres a los deportes que antes practicaba únicamente el hombre, pero ellas han demostrado que son tan capaces que pueden hacer trabajos duros y demandantes, tanto  que han llegado a romper records mundiales impuestos por hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: